La creación del Hombre implica la llegada a la existencia del hombre y la mujer en un mismo y único acto

Génesis 1:27  Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Una mujer de Reino entiende su verdadera posición en el Universo,  en su trabajo, en su hogar, en la sociedad y su posición en Cristo, de acuerdo a lo establecido por Dios en el Jardín del Edén y confirmado en el Nuevo Pacto.

Dios nos creó en un perfecto equilibrio de géneros, que perdió la mujer a través de la historia y que ahora hemos recuperado en Cristo, haciéndonos mujeres de reino, triunfadoras, bendecidas y fundamentales un nuestra sociedad y para el cumplimiento del propósito eterno.